fbpx
Tarot Angelical Semana del 15 AL 21 de Julio 2019
13 julio, 2019
Tarot Angelical Semana del 22 AL 28 de Julio 2019
19 julio, 2019
Mostrar todo

ANGELES TERRENALES Y LA FOBIA AL CONFLICTO

ANGELES TERRENALES Y LA FOBIA AL CONFLICTO
Tomado del libro Assertiveness for Earth Angels
DOREEN VIRTUE

DOREEN: Estaba en una cena con varios autores espirituales famosos. Frente a mí, estaba una reconocida psíquica de la televisión, y sentada a mi lado, estaba Esther Hicks (escritora del libro Pide y Se te Dará). Me sentía muy incómoda porque en el pasado, la psíquica había menospreciado mi trabajo públicamente, pero estaba sentada ahí de todos modos, pretendiendo que todo estaba bien y tratando de llevar una conversación agradable con ella. Pero ella no estaba siendo amable conmigo, y todo lo que me decía me hacía sentir muy mal. Finalmente, la psíquica me miró directamente y anunció a todos en voz alta, “yo simplemente odio a la gente que ama los unicornios y los arcoíris!”

Silencio incómodo. Mi energía se fue al piso. Mi cara se puso roja. Luego Esther Hicks salvó el día. Miró directamente a la psíquica y le dijo con una fuerza perfecta: “Bueno, tal vez es porque nunca has tenido la experiencia de los unicornios y los arcoíris!” No había ni una gota de sarcasmo o condescendencia en la voz o energía de Esther. Ella habló puramente desde un poder centrado y sin miedo. Todos en la mesa quedaron en silencio. Yo quería salir corriendo o esconderme debajo de la mesa. Luego la psíquica cambió el peso de su cuerpo, suspiró y dijo, “mmm, tal vez tienes razón”.

Miré a Esther con gratitud por enseñarme una de las más importantes lecciones de vida. Ella me mostró como conservar mi dignidad y paz interior frente a la energía negativa. Desde entonces, me he comprometido conmigo misma a estudiar y practicar este arte espiritual.

Descubrí que hay una gran diferencia entre ser “amable” y ser “amoroso”. He vivido mi vida como “una chica amable”, encubriendo mis sentimientos para proteger a otros y revistiendo de dulce lo que voy a decir para evitar el conflicto. “Si no puedes decir nada amable, mejor no digas nada” esa era mi filosofía. Respetaba la autoridad sin cuestionarla y me guardaba mis sentimientos. Luego esos sentimientos reprimidos se volvían inaguantables y o los confrontaba con la persona que los disparó o dejaba la relación. Pensé que estaba siendo amable, pero no. Estaba siendo miedosa, que es lo opuesto al amor.

Al orar pidiendo ayuda con mis relaciones, empecé a recibir importantes lecciones de vida. Las he recibido como “descargas” intuitivas, lo que significa, un darse cuenta o un “ajá!” que aparece de repente. La primera lección que aprendí era que las personas sensitivas fueron enviadas como ángeles terrenales con una misión importante: apaciguar y reducir el conflicto en el planeta. Nuestra misión no significa ignorar el conflicto, significa resolverlo.

Los ángeles terrenales somos como padres amorosos pero firmes enviados aquí para expresar el poder benevolente de Dios para ayudar a otros. Aquí hay un ejemplo desde una analogía: si un niño quiere solo comer dulces y dice que eso lo hace feliz, un buen padre permitiría esto? Claro que no. Aun si el niño llora o se enoja, un buen padre debe decir no a la petición constante de comer dulces. El padre puede moderar esta respuesta al ocasionalmente permitir los dulces, o tal vez, sustituirlos por alimentos más saludables. Sin embargo, la situación es manejada, aunque, todo dependió de si el padre fue lo suficientemente firme para decir no.

Esta metáfora es aplicable a nuestra misión de vida. Cuando hay conflictos en el planeta –independiente a si es una discusión entre compañeros o una disputa entre países- es parecido a cuando niños pequeños hacen rabietas porque no obtuvieron lo que querían. Los ángeles terrenales necesitamos asumir el rol paternal, trayendo una resolución pacífica.

Manejar conflictos puede ser desagradable porque los ángeles terrenales están muy conectados con la energía. Podemos sentir cuando los otros están estresados, enojados, tristes o insatisfechos. Su energía emocional nos afecta directamente. Afortunadamente, podemos usar nuestra consciencia en una más saludable y más pacífica dirección.

Recuerda la metáfora de un padre cuidadoso: se involucra en el conflicto de su hijo porque lo ama. Con un corazón amoroso, entras y le dices la verdad –ya sea a tu hijo, un amigo, tu esposo, o un compañero de trabajo. Les revelas tus verdaderos sentimientos, porque sabes que es la única ruta para una sana y duradera relación. Reprimir tus sentimientos es como ir llenando constantemente un balón de aire. Hay un límite de aire que el balón puede soportar antes de explotar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *